Qatar 2022 y los derechos humanos

Qatar 2022 y los derechos humanos

Impactos: 13

Comparte este articulo…

Por: Mario Vásquez Cohello

Los derechos humanos tienen como característica la universalidad y la inalienabilidad. Siendo así, ¿por qué el silencio casi unánime con respecto a las miles de personas que fallecieron en la construcción de los estadios de fútbol?

Sin duda alguna la atención de millones de personas de todo el planeta tuvo los ojos puestos en el mundial de fútbol que se celebró en Qatar, y que para muchos fue motivo de alegría, júbilo y pasión.

A pesar de que Perú no participó, el deporte rey tiene una gran acogida entre nuestros compatriotas. Niños, jóvenes y adultos no solo disfrutaron de los encuentros deportivos, sino que desde hace meses intercambiaron figuritas, siendo los más cotizados las figuras de Messi, Neymar, Mbappé, entre otros. En las primeras hojas de esos albumes se puede apreciar los imponentes estadios construidos para dicho mundial, cuyo costo de construcción se estima en 6,500 millones de dólares.

Todos esos recintos deportivos han sido construidos en un plazo de diez años aproximadamente, son de última tecnología, climatizados para soportar las extremas temperaturas del país árabe. Sin embargo, según reportes de prensa y de instituciones defensoras de derechos humanos, en ellos trabajaron miles de obreros contratados en condiciones de semi esclavitud, violándose todos los derechos laborales internacionales y los derechos humanos fundamentales. Las mismas autoridades de Qatar reconocieron, en su momento, la muerte de 400 trabajadores, una cifra que según The Guardian, conocido periódico británico, llegó a 6751.

Y aunque los números no cuadren el desprecio por la vida fue una mala presentación para este mundial, más aún cuando varias de estas sedes deportivas son desmantaladas o destruídas, pues Qatar no es un país cuyo deporte nacional sea el fútbol, como sucede con Argentina o España.

Pero este accionar tuvo repercución en antes que empezara el evento. Millones de personas en el mundo intentaron, sin éxito, boicotear el mundial de Qatar 2022, solicitando a sus equipos nacionales que no participen, como lo hicieron los ciudadanos alemanes; o que simplemente se haga un alto al juego, como respuesta y respeto a las vidas humanas perdidas.

Ante todo ello, el máximo ente institucional del fútbol mundial, la FIFA, no se pronunció al respecto. Cabe recordar que esta entidad también se encuentra cuestionada por innumerables denuncias por casos de corrupción, y que varios de sus directivos has sido procesados por la justicia norteamericana.

Y mientras millones se deleitaban con los encuentros de fútbol, miles de familias, estaban de luto. Entonces, nos preguntamos: ¿un encuentro de fútbol vale más que la vida de un ser humano?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *