¿Por qué celebramos el Día Mundial de la Preservación de la Capa de Ozono?

¿Por qué celebramos el Día Mundial de la Preservación de la Capa de Ozono?

Impactos: 21

Comparte este articulo…

Por: Nadina Cornejo

El día 7 de octubre de 2021 el agujero de la capa de ozono alcanzó su área máxima ocupando el puesto 13 entre los más grandes desde el año 1979, según científicos de la NASA y de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), debido esto a un invierno más frio de lo habitual en el hemisferio norte, que produjo un agujero profundo y más grande que el promedio: “este gran agujero de ozono se debe a las condiciones estratosféricas más frías que el promedio en 2021, pero sin un protocolo de Montreal, habría sido mucho más grande”, afirma Paul Newman, jefe de Ciencias de la Tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA (Maryland).

Alrededor de los años 80 existían en el mercado muchos productos de uso común y cotidiano que en sus componentes contenían sustancias muy dañinas para el ozono (CFC, clorofluorocarbonos y los HCFC, hidroclorofluorocarbonos), debido a esto se redujo de manera considerable la capa de ozono en la tierra.

El 22 de marzo de 1985, tras la confirmación científica del agotamiento de la capa de ozono, la comunidad internacional unió fuerzas para crear mecanismos de protección y se concretó con la firma del Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono, que fue aprobado y firmado por 28 países. En setiembre de 1987 se redactó el Protocolo de Montreal, con el objetivo final de eliminar las sustancias químicas que agotan la capa de ozono. En 1994, la Asamblea general de las Naciones Unidas, proclamó el 16 de setiembre como el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, en conmemoración de la fecha de firma del Protocolo de Montreal.

Este protocolo es uno de los acuerdos internacionales más exitosos hasta la fecha. Este esfuerzo internacional conjunto ha permitido disminuir y eliminar en casi el 99% el uso de sustancias nocivas para la capa de ozono, ayudando también a mejorar los resultados de las iniciativas para afrontar el cambio climático. Tanto países desarrollados como en desarrollo han respetado en su mayoría los calendarios de eliminación, en algunos casos antes de lo previsto.

Así aparecen los agujeros de ozono

Para el mes de setiembre de cada año, al inicio de la primavera austral, ocurre un proceso químico que hace resurgir el agujero de la capa de ozono. Durante el invierno del hemisferio sur, la región polar queda sumida en la oscuridad. Esto origina una particular configuración del viento llamado: “vórtice”. Este acumula sustancias químicas como el bromo y el cloro, cuyos componentes están inactivos en la oscuridad. Así las temperaturas pueden bajar hasta unos -78°C, por esto se forman cristales de hielo en las nubes estratosféricas polares.

Cuando el Sol comienza a salir por el polo desprende una gran energía que activa los átomos de las sustancias químicas que se encontraban inactivas hasta ese momento. Como consecuencia de esta activación se destruyen rápidamente las moléculas de ozono, ocasionando la creación del agujero de ozono.

¿Se está recuperando la capa de ozono?

El agujero más grande de la capa de ozono situado en el Polo Norte se había cerrado al poco tiempo de ser descubierto, en abril de 2020. Las investigaciones actuales sobre el estado de la capa de ozono han reportado datos relativamente optimistas. Si los niveles de cloro atmosférico fueran hoy tan altos como en la década del 2000, el agujero de este año sería más grande en cuatro millones de kilómetros cuadrados aproximadamente (según CAMS, Copernicus Atmosphere Monitoring Service).

Las observaciones satelitales de la NASA determinaron que el agujero de ozono alcanzó un máximo de 24,8 millones de kilómetros cuadrados el año pasado (el tamaño de América del Norte aproximadamente) antes de comenzar a reducirse para mediados de octubre. Aunque el agujero de ozono antártico de 2021 haya sido más grande que el promedio, es concretamente más pequeño que los de finales de la década de 1990 y principios de la de 2000.

La capa de ozono de la región antártica se venía recuperando de forma lenta y sostenida, pero para finales de 2020 y 2021 y puntualmente el pasado 7 de octubre fue el día más crítico. Esto se debió a lo que podría considerarse consecuencias de un Efecto Mariposa: Los dantescos incendios en Australia de 2019 – 2020 y la erupción del volcán La Soufriere de la isla San Vicente en abril de 2021. Estos fenómenos provocaron una gran contaminación a nivel planetario.

Se espera que para el año 2030 el ozono se recupere por completo en el hemisferio norte. En el hemisferio sur la recuperación completa llegaría en 2050. Mientras que en las regiones polares llegará diez años después. 

_______________________________

https://auara.org/blogs/news/6-tips-para-cuidar-la-capa-de-ozono

https://www.elpais.com.uy/vida-actual/capa-ozono-retrocedio-preocupa-primavera.html

https://siar.regioncajamarca.gob.pe/novedades/dia-capa-ozono-proteccion-radiacion-ultravioleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *