AMUNAS: La siembra del agua

AMUNAS: La siembra del agua

Impactos: 264

Comparte este articulo…

Por: Otty Barreto

Un elemento clave para abordar el tema de la escasez de agua es rescatar las técnicas ancestrales de la siembra de este precioso líquido. Entre ellas se encuentra el uso de amunas, cuyo origen quechua significa “retener”.

HERENCIA ANCESTRAL

Esta técnica con más de 1400 años de antigüedad ha sido pasada de generación en generación hasta la actualidad y consiste en una serie de canales construidos con piedra impermeable, sobre un terreno permeable, que permite que el agua de las lluvias penetre en el subsuelo.

En época de lluvia las quebradas las amunas se recargan de agua, la cual se desplaza hasta llegar a los ríos. En su camino se infiltra en el suelo y resurge luego durante los siguientes meses en manantiales que se encuentran en la parte baja y media de la cuenca, los cuales se aprovecharán en la estación seca.

Este sistema ayuda a que el agua sea mejor aprovechada como una reserva para cuando no existen lluvias, o permitiendo el crecimiento de pastos en las laderas, pero a su vez protege las laderas de las montañas de la erosión hídrica, reduciendo el impacto de los eventos naturales como los huaycos, tan frecuentes en nuestra sierra.

TÉCNICA PREINCA AL SERVICIO DE NUESTRA SOCIEDAD ACTUAL

Solo en Huamantanga, comunidad ubicada a más de 3300 m s. n. m. en la provincia de Canta, se han podido identificar, hasta el 2019, alrededor de 30 canales de infiltración ancestrales, de los cuales 11 continúan operativos gracias a los esfuerzos de la población local, pero los demás se encuentran abandonados. Los datos recabados en esta investigación —publicada en la revista Nature Sustainability por investigadores del Imperial College London— encontraron también que el agua tardó entre dos semanas y ocho meses en resurgir, con un tiempo promedio de 45 días.

A partir de esos hallazgos se calculó que si los gobiernos invirtieran en potenciar y replicar estos sistemas de acuerdo a la demanda hídrica de la población de Lima, se podría desviar y retrasar el 35% del agua de la estación húmeda y lograr aumentar 33% más de agua durante la temporada seca.

Esta investigación muestra cómo los sistemas andinos podrían complementar las técnicas de ingeniería moderna para asegurar el abastecimiento de agua en la costa del Perú. “Resulta que tenemos mucho que aprender de las habilidades creativas de resolución de problemas de nuestros antepasados​​”, indicó en la presentación del informe, el Dr. Boris Ochoa-Tocachi, principal autor del estudio, a CONDESAN (Consorcio para el Desarrollo Sostenible de la Ecorregión Andina).

RECUPERACIÓN DE AMUNAS

Con casi diez años en actividad, el Fondo de Agua para Lima y Callao (ACUAFONDO), promueve la recuperación de amunas con el apoyo de comunidades instituciones públicas y privadas. Hasta el año pasado, según los datos en su plataforma, han restaurado alrededor de 13 km de estos canales que aportan a las cuencas de los ríos Rímac y Chillón más de 4 millones de metros cúbicos al año. Las poblaciones cuenca arriba, cuyo número de habitantes es menor, se beneficia en un 80%, y la población urbana en un 20%.

Se prevé la recuperación de 62 km más de amunas, es decir 15 millones de m3 de agua al año para más de 300 mil habitantes. Una labor que según indican se basa en la sostenibilidad del recurso hídrico, haciéndolo llegar a más hogares y aportando así al desarrollo económico de nuestra sociedad. De esta manera también se revalora la cultura y los conocimientos ancestrales que siempre tenían presente el cuidado y la preservación de los ecosistemas.

_____________________________

https://www.forest-trends.org/wp-content/uploads/2021/02/CUBHIC-Amunas.pdf

https://www.sierraazul.gob.pe/index.php/es/siembra-de-agua#:~:text=Recarga%20h%C3%ADdrica%20del%20suelo%2C%20subsuelo,escorrent%C3%ADas%20provenientes%20de%20las%20lluvias.

https://aquafondo.org.pe/amunas/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *