9 DE DICIEMBRE DE 1824: El día que finalmente el Perú se independizó de España

9 DE DICIEMBRE DE 1824: El día que finalmente el Perú se independizó de España

Impactos: 114

Comparte este articulo…

Por: Leonardo Ysla Heredia

El 9 de diciembre de 1824 se llevó a cabo la última batalla de las guerras de independencia hispanoamericana. Si bien es cierto, San Martín había dado el grito de libertad en 1821, tuvieron que pasar más de tres años para que el grueso de las fuerzas realistas capitulara y aceptara la independencia del Perú, algo que España solo terminó reconociendo después del combate del Dos de mayo de 1836.

Sin embargo, la batalla de Ayacucho no enfrentó a americanos contra españoles, no fue así como se veían los que combatieron ese día, los que pelearon ese día en la Pampa de la Quinua, tenían más cosas en común de lo que se cree. El ejército realista era comandado por José de la Serna, un militar competente, quien aumentó sus fuerzas mediante el reclutamiento masivo de campesinos. Del ejército realista compuesto por 6906 hombres, solo 500 eran de origen español.

El ejército independentista contaba con 5870 hombres, y no solo estaba conformado por “peruanos” y “colombianos”, también contaba con mercenarios europeos, veteranos de la independencia española y norteamericana.

Muchos de los que combatieron en las guerras de independencia tuvieron hermanos, familiares, amigos en el otro campo de batalla. Incluso, hay historiadores que comentan, que antes de las batallas los que formaban uno y otro bando se saludaban y abrazaban, sabiendo que probablemente un ser querido moriría ese día.

La batalla se definió por un error garrafal al inicio de la misma en que el coronel español Joaquín Rubín de Celis que debía proteger el emplazamiento de la artillería que aún estaba despiezada, hizo una carga temeraria terminado su batallón aniquilado por la división del general Córdova. Los realistas trataron de nivelar la situación enviando fuerzas desordenadas, es aquí cuando el general Córdova, apoyado por la caballería de Miller, decide atacar no sin antes decir su célebre frase: “División, armas a discreción, de frente, paso de vencedores”. La izquierda del ejército relista había sido barrida del campo de batalla, era el inicio del descalabro.

Los generales realistas ese día mostraron mucha valentía y arrojo, muestra de eso es que al final de la batalla, La Serna fue capturado habiendo recibido siete heridas, motivo por el cual no firma la capitulación, asimismo, las bajas realistas se estiman en 1800 muertos y 700 heridos, mientras que por el lado independentista se tuvo 370 muertos y 609 heridos; pero el 9 de diciembre de 1824, los que combatían al lado del ejército independentista estaban decididos de terminar para siempre con el yugo español, y así sucedió.

Si bien es cierto, la capitulación de las fuerzas realistas que combatieron en Ayacucho reconocían la victoria independentista, en el Callao, el brigadier Rodil se mantuvo desafiante en el Real Felipe hasta 1826 en que finalmente capituló al ver que la ayuda desde España jamás llegaría. El sitio del Callao fue el asedio más prolongado de las guerras de independencia, en el cual muriera el que fuera presidente del Perú José de Torre Tagle, que para ese entonces había regresado al bando realista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *