Las Niñotecas: Educación y cultura al alcance de los niños

Las Niñotecas: Educación y cultura al alcance de los niños

Impactos: 82

Comparte este articulo…

Por: Otty Barreto H.

Para Juan Yangali Quintanilla, docente y gestor cultural, equiparar la brechas del conocimiento es vital y aporta su grano de arena a través de un hermoso proyecto; el cual viene realizando desde el año pasado: Ya son 12 Niñotecas instaladas en las zonas más apartadas de los pueblos jóvenes de Lima y en comunidades alejadas en provincias. Con el ánimo por las nubes nos recibe Juan y con la energía que caracteriza a una persona quien, además de ejercer funciones públicas y de hacer trabajos particulares de edición, se da tiempo para realizar este tipo de labor social.

¿Qué son las Niñotecas? ¿Cuál es su fin?
La Niñotecas son centros culturales comunitarios que se arman en las zonas vulnerables a donde no llegan los servicios básicos y están bastante alejadas de la ciudad. Son espacios donde se fomenta la lectura y comunicación a través de libros atractivos, tipo álbum pop up (libros con elementos internos que pueden ser manipulados por el lector) u otros; la música, con instrumentos como órganos, violines, cajones; pintura, con la donación de caballetes, pinceles y potes de pintura para que puedan desarrollar el arte; la ciencia, ya que hemos llevado a algunos lugares microscopios y telescopios; y los juegos que no pueden faltar.

¿Quiénes se encargan del cuidado de estos espacios?
Las mamás de las ollas comunes son las encargadas de administrar el local, de la limpieza y el mantenimiento. El proyecto se hace sostenible gracias a la participación de la propia comunidad. ¿De qué manera se organiza?, con el poco dinero que ellos mismos recolectan a través de diversas actividades, contratan profesores de comunicación o matemática para que dicten clases y compran libros o material que necesiten. Y esto es lo que se busca finalmente, que sean autosustentables.
¿Cómo y cuándo nace este bello proyecto?
Fue una iniciativa netamente personal en conjunto con mi hermana, Nyrka Yangali, quien acostumbra a realizar campañas navideñas al lado de un grupo de amigos. La idea era implementar un centro de cultura que sea sostenible, o sea, que la comunidad se comprometa a mantener. Ella aceptó e invirtió aproximadamente 2 mil soles. Yo traje los libros y material donado como: mesas, sillas, estantes, sofás, juguetes, instrumentos; de todo se seleccionó lo que estaba en buen estado y echamos a andar el proyecto.
La primera Niñoteca se inauguró el 20 de diciembre del 2020, por encima de Pamplona Alta, en el asentamiento humano El Trébol, ubicado más allá de su cementerio, una zona cercana al “muro de la vergüenza”, donde no hay agua potable ni internet.
A la dirigente de las ollas comunes, Ketty Nicodemos, se le propuso ejecutar este proyecto en su zona. Ella se manifestó muy a favor y fue el nexo con su comunidad. Tardamos dos días en recuperar ese espacio –que era usado como almacén– esto es: limpiar, colocar calaminas, pintar, instalar energía eléctrica. Luego se logró reunir el presupuesto para la recuperación, resanado, pintado de interiores, colocación de pisos de vinil, etc.
¿Cuánta es la inversión necesaria para cada Niñoteca?
Cada espacio cuesta más o menos 3 mil soles, estamos hablando del piso, de los rollos de vinil de alto tránsito, los tapizones de corospum, la pintura, la calamina, los rollos de cables, etc.; y esto, fuera de los libros, materiales lúdicos y educativos, parte de ellos comprados y parte de ellos donados. La mano de obra corre a cuenta de los mismos vecinos o voluntarios que brindan su tiempo los fines de semana.
¿Mantienen contacto por si les falta alguna cosa o por algún imprevisto?
Sí. Siempre me mandan sus famosas evidencias. “Señor Juan hemos hecho esto…”, me dicen y me mandan sus videos. Ahora mismo me han contado que han ido otras asociaciones como Ubuntu (Asociación Afroperuana para el Desarrollo y la Cultura) y Wawa Laptop (del equipo Wayquis Solutions), quienes también han aportado de manera material e intelectual a sus bibliotecas.
Por otro lado, también hay quienes aprovechan solo para tomarse fotos en estos espacios con los niños y las han subido a sus redes sin hacer mención de su origen, y personas públicas que ya no están en el gobierno.

¿Cuáles son los requisitos para poder acceder a una Niñoteca?
Lo principal es la identificación de un espacio ya sea en Lima, en las llamadas zonas periféricas; o en provincia, en zonas rurales alejadas, en escuelas donde haya un solo docente para todos los grados. También están los locales comunales donde los mismos pobladores se comprometan a apoyar con el cuidado y mantenimiento del espacio. Otro requisito importante es el contexto de lugar, es decir, que sea una zona vulnerable (con carencia de agua potable, desagüe, señal telefónica) y tengan la necesidad real de contar con este tipo de ayuda.
Tendrás muchas anécdotas que contar…
Hay muchas. Les cuento una acá con nuestros vecinos de Lima Norte. Estábamos abriendo unos libros comprados en el Fondo de Cultura Económica, estos de tapa dura, tipo álbum; una tendencia llamada pop up con grandes ilustraciones y poco texto, son libros importados y muy caros. Estos todavía tenían puestos los precios: 95 y 84 soles. “¡Asuuu!” decían los niños al verlos. Las mamás sorprendidas decían también: “¿Tan caro cuesta un libro?”. “Mira –le dijo un niño a su hermano menor– estos libros leen los ricos” y su hermanito le dijo: “Entonces ya podemos sentirnos ricos”. Fue muy inocente y chocante a la vez.
¿Cuál es el espacio que te ha costado más implementar?
El espacio más retador fue la biblioteca Chillihua, en Puno, la comunidad alpaquera en la que armamos la primera Niñoteca de provincias. El envío de un cargamento de más de media tonelada que contenía libros, estantes, instrumentos, caballetes e implementos, estuvo a cargo de una empresa que trabaja la fibra de alpaca, que nos apoyó con el transporte hasta Juliaca, de ahí la comunidad misma hizo llegar todo a Chillihua. Y nos costó mucho porque fuimos en la época de friaje, en mayo, a una zona que se encuentra a más de 4500 m s. n. m.
A la mayoría nos chocó el frío de la altura, mi hermana hasta sufrió desvaríos, las mismas comuneras la ayudaron a recuperarse. Pero al margen de eso y la falta de señal telefónica y de luz –por lo que improvisamos un panel– hubo un tema con la comunidad. Ahí se manejan con ronderos, algunos al inicio estaban un poco renuentes pues nunca habían recibido este tipo de apoyo, hasta después de ver nuestra labor del primer día, en el que pese al clima y nuestra poca resistencia alzamos casi todo. Al día siguiente se acercaron, nos pidieron disculpas y todos se pusieron a trabajar. Y en la inauguración vinieron junto a sus niños a pie, como es su costumbre, desde sus chozas alejadas. Ese fue el espacio más retador y a la vez el más gratificante, curiosamente ese lugar es el que más libros ha recibido, un número que nada tiene que envidiar a la biblioteca de la ciudad de Puno.
Llevamos más de 1200 libros, la gran mayoría nuevos, para formar lectores niños o jóvenes. Pero lo más importante fue llevar libros de su contexto: de Argüedas, bilingües, sobre crianza de camélidos, sobre el lago Titicaca, sobre Puno. Y eso lo repetimos en las demás bibliotecas de provincias. Por ello marco un inicio para la apertura de las bibliotecas rurales.
¿Hay algún tope para este proyecto?
Mi propósito es formar una asociación civil, con el objeto de captar mas apoyo y continuar. En este momento ya tengo 14 espacios con medidas, pendientes de implementar, a parte de otras solicitudes: 4 en Iquitos, 3 en Cuzco, 2 en Huancavelica, 2 en Junín y 3 en Lima (en SJL y en Independencia). Para mi es un compromiso.

Y así dejamos a Juan con 14 locales más en proceso de instalación, con una sonrisa en los labios y la satisfacción de hacer algo por los niños más necesitados, en el área donde se desarrolla que es cultura y educación. Y todos pueden aportar su grano de arena, desarrollando proyectos desde sus áreas como Juan o apoyando estas encomiables labores.

Si te interesa conocer más sobre este hermoso proyecto puedes visitiar el fanpage de Niñotecas Perú https://www.facebook.com/ninotecas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *