Amor pirata

Amor pirata

Impactos: 460

Comparte este articulo…

Por: Juan Fernández

Cuando Hernán Barcos era voceado para llegar a Alianza Lima, sus 37 años inspiraban desconfianza. La hoja de vida era rica de títulos y trofeos, pero el presente despertaba dudas.
Hoy, “El Pirata” ha demostrado claramente estar vigente para el fútbol peruano, pero además, ha demostrado ser un líder. Influye notablemente en los más jóvenes y a través de sus transmisiones en vivo post partido, ha establecido una relación con la hinchada que va camino a la idolatría.
Fue uno de los mejores en el clásico del fútbol peruano porque cuando estuvo de cara al gol estrelló dos tiros al palo y cuando le tocó, dar unos pasos atrás, demostró que su velocidad mental suplió claramente lo que los años han mermado en lo físico.
El delantero argentino es el máximo goleador de la Copa Sudamericana con 19 goles en 32 partidos, 15 de ellos con la camiseta alba de Liga Deportiva Universitaria de Quito.
Antes del llamado de Alianza Lima, la intención de Barcos era despedirse en el club ecuatoriano que lo convirtió en ídolo desde aquella campaña de la Sudamericana 2011. En esa en la que fue finalista pero la dirigencia quiteña le dio la espalda.
Su travesía futbolística ha acumulado 9 países en toda su carrera. Sus goles se han celebrado en español, portugués, chino, serbio y hasta en bengalí.
5 goles y 6 asistencias hablan del rendimiento superlativo del jugador más influyente en el equipo victoriano, el mismo que trasciende hasta en las celebraciones. Ya no hay hincha aliancista que no imite a su estrella, con el puño derecho elevado y el ojo cubierto con la mano izquierda. Es el Barbanegra del gol.
En la tienda blanquiazul, la desastrosa campaña del año pasado ha quedado en el olvido. Un plantel con una mixtura de líderes experimentados, de carácter y gran técnica como Míguez y “El Pirata”. Quien asociado a la juventud y desparpajo de Concha, Lagos y Mora, hoy vive su mejor momento en la cima de la tabla de posiciones de la Liga 1.
Por el momento, Barcos ya enfatizó que no se va de Alianza sino juega con público. No basta con los emoticons y los comentarios virtuales en cada “live”, Barcos quiere navegar en el mar blanquiazul y conquistar el título nacional. ¿Lo logrará?  Por lo menos, como buen bucanero, ya se robó el cariño del pueblo aliancista.

17 comentarios en «Amor pirata»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *